El hermano drogadicto

Lo encontré en el suelo, realmente abatido... De nuevo se inyectaba en su cuerpo. Mis ojos húmedos desprendían odio y asco, pues su mala compañía me lo había arrebatado...