Mundos oníricos

Hoy vuelvo a dirigirme a ti, cuaderno, para contarte mis infiernos. 
Pues bien te cuento... 
Me da miedo pensar que jamás será, que esto es algo onírico, sin sentido... 
Entiendo que este mundo es difícil y que no soy nadie, ni en esto ni en aquello... 
Me relaja escribir... 
Me siento como la presa que salta las rejas y vuelve a saborear la libertad. 
Aunque no me entiendo intento buscar la verdad que me haga volar... 
Pero no la encuentro. 
Me siento solo y loco como Van Gogh sin su lienzo.
A veces te siento muy dentro 
pero pronto despierto y vuelvo a mi realidad de tormentos.

-EL POETA INCOMPRENDIDO-