Los falibles

Hoy escribo para toda esa gente que me odió, que me sigue odiando y a la que he defraudado millares de veces. Simplemente quería recordar que somos seres totalmente falibles, que mis equivocaciones me llevan a madurar y mejorar. 

No quiero excusarme en esto que diré, pero padezco un trastorno mental al que los médicos llaman TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo). Éste me provoca un gran sufrimiento, ya que me obsesionan cosas irreales e ideas irracionales. He llegado a estar aislado y hasta he intentado suicidarme. 

Como comprenderán no tengo grandes amigos ya que una persona con una enfermedad como la mía es inestable y, por tanto, vista como un bicho raro. La gente cree erróneamente que esto es una enfermedad simple y hasta graciosa (muchos imaginan a una persona obsesionada con el orden). Sin embargo, éste no es mi caso ni el de muchas personas sufridoras de TOC. Es por eso que quería escribir sobre el rechazo que sufrimos las personas con problemas de salud mental. 

Entiendo, como he advertido antes, que la gente se equivoca, ya que no somos infalibles y por eso quiero recordar a todas y todos que yo también me equivoco y que me gustaría no ser juzgado por mi enfermedad, la cual condiciona en ocasiones mi carácter. 

En conclusión, solo quiero reivindicar que la estigmatización de una persona no es saludable para el conjunto de la sociedad. Un saludo a tod@s l@s falibles.

-EL POETA INCOMPRENDIDO-