Más que deprimente, interesante...

Una chica interesante 
y otras veces deprimente...
Echo de menos su presencia
y abrazar su real esencia.

Ella sólo cree que es carne,
que está sola y en un estante...
Yo le dije: ¡Eres más que eso!
Eres más que un simple cuerpo...

Me gustaría hablar contigo,
parlamentar como hace un amigo.
¡Ojalá!, volver la frente 
y verte de nuevo con tu ego.

Sería gratificante 
vislumbrarte de nuevo alegre
y que recuerdes que te entiendo
y que aún mi mano te extiendo...

-EL POETA INCOMPRENDIDO-