La salud mental, perdiendo en esta sociedad

Las enfermedades mentales como el TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo) y el TLP (Trastorno Límite de la Personalidad), entre otras, hacen que las relaciones sociales tengan un carácter disfuncional y, por tanto, puedes pasar de tener idealizada a una persona a odiarla, simplemente, por un trastorno mental (una enfermedad o enfermedades que no se eligen, que la genética te da o son causadas por otros factores que no puedes controlar). Este tipo de enfermedades provocan irritabilidad, obsesión, aislamiento social, autodestrucción, comportamiento compulsivo, hostilidad, impulsividad, altibajos emocionales, ansiedad, culpa, descontento general, enfado, soledad o tristeza. Además, se caracterizan por depresión, imagen negativa de sí mismo y miedo a quedarse solo.

Después de poner en contexto al lector, me gustaría tirar la vista atrás y ver cuanta gente he perdido por estas enfermedades… La verdad es que es triste intentar relacionarte con alguien y no saber comportarte… Ver cómo la gente se aleja de ti por no entender tus enfermedades y hasta llegar a acusarte de acosador/a… Echo de menos a mucha gente que se me fue, en sentido figurado; me duele no poder recuperarlos o conservarlos por la falta de conocimiento y por el juicio posterior que pueden llegar a hacer de tu persona… Se habla del feminismo, del antirracismo y de la lucha contra otras formas de discriminación y violencia (luchas las cuales apoyo firmemente). Pero no oigo ni veo una movilización masiva ni un progreso en temas de psicología o psiquiatría… Me duele soportar como en unas urgencias médicas no me toman en serio… Como me he roto una pierna y el doctor o especialista de turno dice: “Este tiene que ir al ala de psiquiatría”. Como otra gente sin preocuparse de qué tienes y como te afecta en las relaciones que puedas tener o que podrías tener te llegan a acusar por comportamientos que derivan de tu enfermedad o enfermedades. Es muy triste vivir una vida donde luchas diariamente contra tu otro yo… Me duele sentirme incomprendido y solo… Es agobiante la ansiedad y la culpabilidad por cualquier cosa que te pase en tu día a día. La verdad es que me encantaría recuperar a mucha gente de mi pasado y poder compartir mi vida con ellos en un futuro… Pero como podéis ver es una demanda tautológica, ya que poca gente aguanta cualquier tipo de relación con una persona enferma… Es más fácil huir o, simplemente, ignorar. Es penoso verme disculpándome por estar enfermo… Nadie imagina a una persona afectada por un cáncer pedir perdón por estar enfermo, ya que es de mal gusto… Hago esta reflexión para que la salud mental no sea un tabú, una vergüenza o una broma. Es hora de que nos traten como personas, no como ganado infeccioso o simplemente como un tarado o desecho social.

Hoy mi escrito va para todas las personas que sufren a diario la marginación, el rechazo, etc. También dedicado a todos los familiares, especialistas y personas cercanas que dejan su vida por normalizar la vida de un enfermo mental. 

Un abrazo a los que siguen apoyándome.

                                                       -EL POETA INCOMPRENDIDO-