La soledad de tu mirada

Me encuentro solo,
indefenso e irascible,
la verdad es que te busco
y no te encuentro...
Cierro los ojos y me viene
tu sonrisa, tu perfecta boca...
Tus ojos verdosos
me hacen sentir como una
pulga, como un simple átomo... 
Echo de menos tus palabras
y tu cariño incondicional.
Todo es una locura,
te busco y jamás te hallo,
eres como una mariposa 
que vate sus alas y desaparece.
Maldita sea, 
soy el hombre más triste 
del mundo; ya no te leo
ni te veo...
Moriré sin tener cerca tu cuerpo.
Lo siento. 
Mi miseria me acecha.

-EL POETA INCOMPRENDIDO-