La mujer de labios carmesí


Al ver su rostro me quedé sin palabras,
un ángel de cabellos rizados y labios carnosos,
se había aparecido ante mis ojos.
En ese preciso momento apareció mi tormento,
un demonio de cabellos rizados y ojos preciosos,
me miró fijamente y me dejó sin aliento.

-EL POETA INCOMPRENDIDO-