La cruel Navidad

En las casas de los pueblos
las luces brillan como el fuego,
acechan las festividades y el frío,
las nieves brotan en el margen del río.

En las casas de los pueblos
las familias se serenan
con abundantes cenas
y canciones que enmascaran
sus vidas apagadas.

También hay gentes solas
que no tienen compañía
y otros que comidas nunca probarían...

Ahora aclamo a la hipocresía
y grito sin sentido: ¡Que alegría!

-EL POETA INCOMPRENDIDO-