Reflexiones macabras

En un momento tu vida se complica hasta te limita y te invita a la tristeza, al suicidio... Sin embargo, sonríes como un tonto. Sientes a la parca cerca. Ella se limita a llamarte, a guiarte hacia la libertad de tu espíritu. En cambio, tu cuerpo siente las cadenas y la soledad que produce el rechazo, la incomprensión social.
En ese momento tan crítico echas la vista atrás, intentas recordar un momento feliz, pero nunca hubo. Algunos te llaman pesimista, a otros, sin embargo, les das lástima y algunos no te soportan y ni siquiera te conocen ni han tratado contigo con sinceridad... En fin, ¿qué se puede hacer si hay gente que te juzga más por tu apariencia que por tu inteligencia?... Sin embargo, no son tontos y muchos saben lo que padezco, pero ahí siguen en su lucha sin entender que la hipocresía les acompaña...

-EL POETA INCOMPRENDIDO-