Dos ancianos en la parada de un autobús

Lo vi llegar cargado con la fruta y el pan. Saludó encogido por el peso de su carga. Ella le respondió con gran alegría. Pronto llegó el bus.