La tristeza en el paciente


Soledad y vacío. Fueron sus únicas palabras cuando entró en la consulta. Delante de ella desnudó su alma y sus sentimientos. Pronto entendería que simplemente era un loco antisocial. Al terminar la visita dirigió su apenado cuerpo a la primera parada de autobús que vio, se montó y ya no se supo nada más de él. Las malas lenguas hablan de una fuga inminente, otros deciden que ya ha muerto...