Vivencias de un cuerdo


De nuevo abro los ojos y siento esa obsesión insana que me lleva a dudar de mi persona. Esa sensación angustiosa que me envuelve de nuevo... Otra vez esa insistencia y el horror que evoca, el cual no consigo averiguar si es real o una simple fantasía... Sin embargo, aquí estoy... Otra vez dudando de mi existencia, luchando contra un mal invisible el cual no desaparece ni con la ayuda de los medicamentos... Es un miedo insistente, una sensación irremediablemente insana... Vuelvo a recordar mi niñez, mi ansiedad, mi frustración pasada, el recuerdo de mis innumerables y agotadoras sesiones con diversos especialistas, los cuales buscaban un remedio a mi infelicidad.Vuelvo a cerrar los ojos, a obsesionarme con la muerte, con lo macabro, lo rechazable... Abro los ojos, me encuentro solo, en la bañera, tendido e inmóvil, me veo rodeado de sangre y sudor, sosteniendo una afilada hoja de afeitar... Siento que me he liberado de la angustia, del terror diario y continuo, hasta de esa ansiedad constante que penetra en tu vida para no marcharse. 

De nuevo vuelvo a abrir los ojos...

-EL POETA INCOMPRENDIDO-